No es un camino de rosas…

 

No me gusta generalizar pero creo que todos los que somos de la nueva generación de ‘Jóvenes emprendedores’ sufrimos unas características comunes.

Todo el mundo habla de lo fantástico que va a ser montar tu propio negocio, dar vida a tu propio proyecto, transformar tu idea en una realidad.

SACRIFICIO en una de las palabras que primero me vienen a la mente. Para que salga adelante los primeros dos años vas a tener que trabajar muy duro, quizás sin ver ‘ni un duro’ y pegándote muchas ostias…

Normalmente los que empezamos un negocio somos bastante ambiciosos. No nos conformamos con que ‘funcione’, no paramos de pensar en cómo podemos mejorar nuestro producto o servicio, nuevas campañas, nuevas alianzas,

APRENDIZAJE de todas y cada una de las partes.  Finanzas, RRHH, administración, todo. De repente, no solo tienes que saber ‘de lo tuyo’, sino de todo. Evidentemente que, con el tiempo, cada uno tendrá sus responsabilidades pero, en un principio, es necesario saber como funciona exactamente todas y cada una de las herramientas que se utilizan en la empresa.

Hace un año sabia todas las escuelas con las que trabajábamos, información sobre visados, alojamiento, finanzas, MK, redes sociales, blog… Con el tiempo, tienes que ir delegando porque te das cuenta que ‘todo no puede ser’.

Delegar y dejar de tener ‘el control’ no es fácil.

Evidentemente, si no te quieres volver loco, es lo que toca.

La TOMA DE DECISIONES ha sido algo que no contemplé como un reto pero que, definitivamente, lo ha sido y de los peores.

Ese momento en que necesitas tomar una decisión importante y te preguntas: Donde esta esa figura del  ‘manager’ que te hace sentir seguro y se moja por ti?

Todo el mundo pensara, en la familia y amigos. Y es cierto, seguro que muchos de los nuevos emprendedores tendrá ese apoyo.

Desgraciadamente, empezar un negocio en Australia te priva de tener a la familia cerca. Evidentemente, los amigos son una gran fuente de ayuda.

DORMIR es un gran reto en momentos difíciles. Aun recuerdo cuando trabajaba para Mimosa en Byron. Un contrato de 38h (así son en Australia), Marketing Manager (haciendo lo que me gusta), ganando ‘pasta’ y a las 17h FUERA…. Después de trabajar podía surfear, tomar cervecitas y no PENSAR…

Cuando empiezas tu propio negocio eso no existe. Hay pocos momentos en el día en los que desconectes al 100% o, al menos, eso es lo que me esta pasando a mi.

Hace un par de semanas que estamos negociando una nueva alianza con una marca muy potente en España. Crearemos una nueva campana de MK conjuntamente, un concurso en el que sortearemos 2 becas con vuelos incluidos.

Desde que empezamos las negociaciones hace dos semanas que tengos problemas para dormir y me he quedado sin uñas (otra vez)…

Y os preguntaréis… porque voy a querer ser emprendedor… esta chica lo pinta mal…

Puedes encontrar millones de posts y  tweets que te ayudaran a ver la cara positiva de ser emprendedor.

Tener una idea, ponerla en marcha y que funcione es una de las cosas mas impresionantes que te puedan pasar pero no te engañes, si quieres que funcione, vas a tener que currar como no lo has hecho en tu vida.

Let’s do it…

3 thoughts on “No es un camino de rosas…

  1. Sólo de pensarlo me entra un agotamiento…. me voy a hacer la siesta, ya empezaré mi negocio después. Decisión tomada. ¿Voy bien?

      • A mí no me la das, que soy gato viejo. Esa foto de la mesa no es de tu mesa, la has pillao del Google Images, a que sí?
        Ven pronto que tu tía está ya de los nervios!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *