Triste historia…

Cuando pregunto a algún que otro amigo australiano sobre los aborígenes todos coinciden en algo: Its a sad story. Una historia triste que voy a intentar resumir. He estado leyendo varias webs y he cogido un poquito de aquí, y un poquito de allí para poder resumir la historia.

Los aborígenes llevaban en Australia aproximadamente 60.000 años cuando los primeros ingleses (todos ellos presidiarios) desembarcaron en 1770. De 300.000 a 750.000 aborígenes habitaban el continente. Hoy, según este articulo de la Vanguardia, no llegan al medio millón de personas: el 2% de los 22 millones de australianos.

Los ingleses declararon que Australia era terra nullius–es decir, sin habitantes humanos–y así justificaron el saqueo de las tierras indígenas y del continente. Les arrebataron las tierras y arrojaron a los aborígenes a las zonas áridas del interior. Llevaron enfermedades desconocidas y en dos años la viruela mató casi la mitad de la población aborigen de la zona donde hoy se encuentra la ciudad de Sydney.

De 1911 a 1964, en el Territorio del Norte, los aborígenes vivían “bajo la protección del estado” y no podían salir de las reservas sin permiso. Se prohibía el consumo de alcohol, relaciones sexuales entre las razas y matrimonios entre las razas sin permiso oficial. En Queensland, los expulsaban a otro estado de 12 meses hasta de por vida. Los metían a la cárcel por tres semanas por ‘contestar mal”, “negarse a trabajar”, o “dejar sucio el salón de recreo”

 

Entre 1910 y 1970, unos 100.000 niños aborígenes, la mayoría de piel clara, fueron separados de sus padres e internados en casas de “adiestramiento” para inculcarles la cultura blanca. Los australianos llaman a esos niños como “la generación perdida” – The lost generation

RELATO DE CAPTURAS DE FAMILIAS ABORIGENESAssociated Press – Aborígenes que viven en los remotos desiertos noroccidentales de Australia tenían la costumbre de pintar a sus hijos de piel clara con carbón vegetal con la esperanza de que los agentes de Bienestar Social del estado no los separen de ellos. ‘Los agentes te cogian cuando te encontraban’ dijo uno de los niños arrebatados, muchos años después. ‘Nuestras familias nos querían ocultar pintándonos con carbón’.

Hasta 1962 (hace dos días….) no pudieron votar y fueron censados por primera vez en 1967. Hoy sus sueldos promedio son tres veces inferiores a los de la población blanca, su expectativa de vida 18 años menor y el desempleo aborigen es cinco veces más alto que el de los blancos. La tasa de mortalidad infantil es el doble que en el resto de la población y el alcoholismo y criminalidad ha alcanzado niveles angustiosos. Cuando caminas por Alice Springs, Darwin o centro de Australia, te encuentras con muchos de ellos. Desgraciadamente, la mayoría están borrachos.

Cuando estuve en Uluru y Alice Springs el pasado mes de Agosto, intente conversar con alguno de ellos pero fue casi imposible. Cuando ven a turistas, se acercan para venderte sus pinturas, realmente fabulosas. Compramos unas cuantas e intentamos entablar una conversación pero fue imposible debido al grado de alcoholemia. Muy muy triste.

Cuando los miras a los ojos, puedes sentir la tristeza.

Los aborígenes Tenían sus lugares sagrados, pero las expropiaciones de los blancos les han dejado cada vez con menos espacio, y aunque ellos se han desprendido de ellas de corazón, y no tienen ningún resentimiento, sienten que no deben estar en un sitio donde no les comprendan y no les dejen expresar su creatividad individual.

En algunos lugares como el Ayers Rock, dónde el gran monolito en medio del desierto se considera sagrado, el espíritu aborigen se mantiene vivo. El Uluru o Ayers Rock es como su iglesia, por eso piden que no la escales. Durante tu visita, si pagas, te ofrecerán la posibilidad de subir. No lo hagas, por favor. Seamos respetuosos. Verás carteles en los que te pedirán, por favor, que no escales . Simplemente respetemos lo poco que les queda.

La cruda realidad es que la gente sigue escalando ‘su iglesia’ aunque te piden que no lo hagas. Así de bien vamos….

Cuando estuve allí vi a gente escalando y haciéndose fotos… Dicen que si lo haces tendras mala suerte toda tu vida. Lo que más me sorprendió es ver a una madre escalando con un niño que no llegaba a los 3 años. Estamos locos o que?

No solo no lo haría por lo que pueda significar, si no por el peligro en el que pones a tu hijo. Como siempre, los humanos nunca dejarán de sorprendernos.

Te imaginas que los aborígenes escalaran la Catedral de tu ciudad?

Seria raro no? Ahí  lo dejo…

 

 

11 thoughts on “Triste historia…

  1. Es una historia triste, por eso más que celebrar hay que conmemorar, y agradecer por lo que hay ahora… igual esa historia triste o no, es la base de lo que ahora son. Son los mismos sentimientos encontrados acá en Suramérica, la colnización de los españoles y la muerte y maltrato a nuestros indígenas. Me encanta tu blog, saludos desde Colombia, próximamente, Australia.

  2. Puedo un comentario tonto? Debe haber un error en tu datos. No puede ser que TODOS los ingleses que desembarcaron por primera vez en Australia en 1770 fueran presidiarios.

  3. Pingback: Australia Day o Día de la invasión | elblogdecaparros

  4. precisamente me estoy leyendo el libro “las voces del desierto” que trata mucho el tema de la discriminacion que han sufrudo los aborigenes australianos y como a pasar de todo lo que han sufrido, ellos siguen respetando al hombre blanco aunq no lo entiendan..
    se lo recomiendo a todos!!

  5. Triste historia la que esconde éste maravilloso país…… el ser humano sin humanidad, destrozando todo a su paso…. por desgracia la historia está llena de estas barbaridades y lo peor aún, en la actualidad no hemos aprendido nada… seguimos sin respetar
    Un abrazo!

  6. Buen resumen Marta, es quizá eso lo único que no me gusta de los australianos, no todo el mundo es igual, hoy en día se están haciendo muchas cosas pero la gran mayoría son de cara a la galería, aunque cada vez hay más australianos concienciados del mal que sus antepasados han hecho y tratan de que las cosas vayan mejor. Muy triste como tu dices. A mi una de las cosas o barbaridades que más me llamó la atención es que Melbourne fue “comprado” a los aborígenes y el pago fueron unas telas y vestidos, increíble no?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *