Pros y contras de trabajar desde casa

Los horarios estrictos de oficina han pasado de moda. No sirven. Está comprobado que somos más productivos cuando trabajamos con cierta flexibilidad. Hace más de seis años que operamos online con un equipo de más de 40 personas repartidos en distintas zonas horarias: Nueva Zelanda, Australia, UK, Indonesia, España y Latinoamérica. Slack me lo recuerda cada vez que envío un mensaje en el canal ‘general’.

Montar nuestra primera oficina AUssieYouTOO & KiwiYouTOO.org en Colombia nos ha permitido comparar los niveles de eficiencia de ambos modelos: el trabajo en la oficina y el teletrabajo.

Una de las ventajas más significativas de la primera opción es el sentimiento de pertenencia a un equipo. Da gusto ver el buen rollo que tienen las chicas de la oficina de Colombia. Escuchan música, salen a desayunar, hacen ejercicio e incluso comparten algunas noches de fiesta o fines de semana. Eso es algo menos habitual en los equipos de España o Australia. Por el contrario, tener la obligación de ir diariamente a un puesto fijo, evidentemente dificulta un poco más la conciliación entre el ámbito laboral y el familiar.

Trabajar desde casa nos permite establecer nuestros propios horarios, pero nos exige un alto nivel de responsabilidad. En este caso, es imprescindible ser metódico e independiente, nada disperso y muy organizado. Cada uno debe saber en qué momentos es más productivo y rinde mejor. Por ejemplo, en mi caso, de las 6h a las 14h voy a tope,mientras que, por la tarde, las pilas se me van fundiendo progresivamente. A partir de las 19h no sirvo para nada. En cambio, hay personas del equipo como Laura Mollá o Leti que no tienen ningún problema en alargar su jornada hasta bien entrada la noche ¿Cuál es el beneficio de tenerlas sentadas en un deska las 9h? Ninguno.

El teletrabajo no te permite desconectar (o al menos en nuestro sector). En la mayoría de los casos cuando sales por la puerta de la oficina, el trabajo se queda dentro porque se supone que ya has cumplido con tu horario. En cambio, hacerlo desde casa hace mucho más difícil dejarlo fuera. Un debate recurrente es el relativo a la eficiencia de trabajar desde casa y la dedicación que implica. Hay que tener en cuenta que en casa estamos rodeados de elementos que reclaman nuestra atención mientras que en la oficina esto no ocurre. ¿Alguien realmente está 8h en su casa con su trasero en la silla y delante de la pantalla, como lo estaría en un despacho? Creo que la respuesta es clara, no.

De hecho, la flexibilidad de marcarte tu propio horario te ofrece una libertad de movimientos impensable en una rutina de oficina.

Algunos consejos para los que trabajáis desde casa

  • Activa el despertador y vístete como si fueras a la oficina. ¿quien no ha hecho un skype con camiseta de vestir y con pantalones de pijama ocultos? 😉
  • Márcate un horario. Cuando trabajamos desde casa nos da la sensacion que trabajamos más horas. La pregunta es: ¿cuántas horas has conseguido estar concentrado? Sin contar WhatsApp, lavadora, nevera, facebook, café, gym, llamadas, sacar al perro, una mini siesta, etc… 
  • Organiza una zona de trabajo cómoda (con agua, café, té o lo que necesites). El objetivo es no levantarse de la silla durante unas horas.
  • Elabora una lista de tareas y objetivos a cumplir durante el día.
  • Estipula unos breaks. ¡No vale levantarse a atacar la nevera cada 30 minutos!
  • Practica un poco de deporte o haz estiramientos.
  • Si tienes muchas llamadas o skypes diarios, te recomiendo que tengas un día completo sin reuniones ni distracciones. Free meeting day.
  • Baja el volumen del whatsapp… y deja de ‘stalkear’ el Instagram.
  • Come ligero y sano. Si te pones como un ‘cerdito’ lo único que querrás después de almorzar es dormir.

M.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *